viernes, 16 de febrero de 2018

[Reseña] El cadáver imposible - José Pablo Feinmann





Título: El cadáver imposible
Saga: -
Autor: José Pablo Feinmann
Fecha de publicación: julio de 2015 (1° edición)
Editorial: Planeta
N° de páginas: 152
ISBN: 978-950-49-4714-1










Todo Ahab necesita un Ismael que lo narre. Nuestro Ahab aquí es la pequeña Ana, una niña que asesinó en un hecho confuso y traumático a la madre y al amante de la madre, y que ahora en el reformatorio lee una versión infantil de Moby Dick. "¿Tienen algo en común Ana y el Capitán Ahab?", se pregunta el narrador en El cadáver imposible. "¿Quién no busca en este mundo su ballena blanca? ¿Cuál es la de la pequeña Ana?"
El protagonista no es, sin embargo, la pequeña Ana, sino su narrador. Este hombre irritante se entera de que un Señor Editor está preparando una antología de cuentos policiales y le envía una idea: en lugar de mandarle un cuento le envía la promesa de un cuento basado en la historia de Ana, de la que él fue testigo. Tiene confianza en que va a destacarse, no sólo por lo extraordinario del suceso, sino también porque él sabe que el resto de los escritores que participarán en la antología la nutrirán con sucesos ingeniosos y malabares lingüísticos, pero ninguno ofrecerá tanta sangre, tantos crímenes, tantas mutilaciones, en resumen: tantos muertos, como él.
Jugando con los nombres de personajes históricos que aportan en la trama el eco de la violencia histórica y política argentina, Feinmann se divierte y nos divierte con una trama tan intensa y perfecta que una productora de cine en Hollywood no pudo evitar plagiarla.

Quienes llevan un tiempo por acá, sabrán que tuve experiencias bastante malas con la literatura argentina. No es que tenga algo en contra de ésta, por el contrario, tratándose de autores de mi país me gusta poder apoyarlos y leer sus obras, sin embargo, hasta el momento fue casi una decepción atrás de otra. Fue hablando con mi mejor amigo del reto lector 12 meses, 12 libros que salió El cadáver imposible a colación. Durante febrero me tocaba leer el libro favorito de un amigo, y él,  sabiendo de mis tropiezos, me lo recomendó, agregando que me iba a gustar por la forma de presentar los hechos, pues el autor no tiene miedo de romper las estructuras; si quiere hacer X cosa, la hace. Muchas gracias por haberme recomendado este libro, Fede, lo disfruté un montón.

Como dice la sinopsis, nuestro protagonista resulta ser el narrador de la historia. Toda la historia en sí es una carta que le escribe dicha persona al Señor Editor, quien está por publicar una antología de cuentos policiales en la que está interesado. A lo largo de la carta no solo vamos conociendo el desarrollo que los personajes tienen a lo largo de la historia, sino que vamos descubriendo algunas curiosidades acerca de este personaje, como por ejemplo el hecho de que existen personajes más egocéntricos que Jace Wayland.

Nuestro narrador nos sumerge en la historia de la pequeña Ana, quien, tras observar una escena que escapa a su entendimiento, acaba en un reformatorio por haber apuñalado tanto a su madre como a su amante. La pequeña Ana no es como las demás chicas del reformatorio de mujeres: ella, a diferencia de las demás, porta aún los restos de una inocencia propia de la niñez. Es la más pequeña del grupo y es imposible no quererla, tanto las reclusas como las autoridades del lugar sienten cierto cariño protector hacia ella.

En realidad no puedo hablar mucho de la trama, pero los acontecimientos se desarrollan en un tiempo y forma que no hacen más que producirte la necesidad de más. Es un libro para leer en una sentada, de capítulo único, con un ritmo que te atrapa no solo por su intensidad sino por las breves interrupciones que hace el narrador (aunque a veces te dan ganas de golpearlo), que vuelven la lectura más ligera.

Algo importante a aclarar es que hay que leer las notas al pie de página. Hay personas (yo lo hacía antes) que pasan de ellas por conocer el significado o el contexto de la palabra marcada pero, en este caso, las notas también son parte de la historia. Es una historia que explota los recursos paratextuales al máximo, algo que no había visto hasta el momento y que me volvió loca. La verdad, toda una joyita.

También disfruté mucho del uso de los sentidos a lo largo de la obra, si bien son indispensables, en ocasiones el autor se pierde en la vista, el oído y el tacto (principalmente), acercándote a ciertas escenas de una forma más realista.

Si bien no esperaba NADA de este libro (de hecho, acepté leerlo por el desafío, porque pensaba que iba a terminar en la columna de libros argentos que pasaron por mis manos y no me gustaron), me tomó totalmente desprevenida. Nunca había leído nada de Feinmann pero quiero leer más de él. Espero que le den una oportunidad al libro.

Lo único que no me terminó de convencer fue el final, pues hasta la última página viene siendo una novela dentro de todo realista (teniendo en cuenta que tiene lugar en un reformatorio de mujeres, gran parte de ellas llevadas allí por homicidio), pero la introducción de un elemento fantástico justo al final me pareció medio... Meh. Creo que la historia de Ana podría haber tenido un cierre mejor, manteniéndose fiel a lo que se venía relatando hasta el momento, y eso es lo que me priva de darle cinco estrellas a este libro.


¿Leyeron algo de Feinmann? ¿Algún autor argentino que recomendar? ¿Cuál es su autor nacional favorito? ¡Cuéntenme más en los comentarios!

Hasta la próxima~

11 comentarios:

  1. Hola!
    Qué lindo cuando encontras autores nacionales en los blogs. No tenía idea de la existencia de esta obra y ya me dieron muchas ganas de leerla. Me encanta cuando los pie de pagina y todo lo que es paratextual adquiere relevancia dentro de la historia. Es un recurso que pocos lo usan.
    Gracias por la reseña, espero poder el libro pronto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, es una obra que está muuuuy bien estructurada. No solo la historia sino todos los recursos que el autor usa, la verdad que se disfruta un montón encontrando libros así porque rompen con lo habitual.
      Espero que puedas leerla, no lo vas a lamentar <3

      Eliminar
  2. Vaya, pues no conocía la obra, pero has conseguido que me llame la atención, tanto porque la historia de Ana parece interesante como por lo de las notas al pie. Investigaré más, pero tiene buena pinta.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasó lo mismo, cuando mi mejor amigo me la presentó yo me quedé cómo "¿qué es eso?", pero me llamó un montón la atención.
      Espero que le des una oportunidad, es bastante cortita y hay pocos relatos así, creo que vale mucho la pena.

      Eliminar
  3. Hola, Nami!
    La verdad no había escuchado de este libro. Pero es genial encontrarse con obras nacionales. Yo tampoco suelo leer mucho de acá, pero me gustaría hacerlo. De los que más disfruté fueron de Claudia Piñeiro y Eduardo Sacheri.
    Me llama mucho la atención el modo en que se cuenta esta historia. La voy a tener en cuenta.
    Me alegro que fuera una grata sorpresa!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Flor!
      Me voy a anotar esos dos autores, escuché bastante sobre ellos pero nunca me puse a indagar bien en su obra, a ver con qué me encuentro. Actualmente, gracias al taller de cuento, estoy bastante hype con Silvina Ocampo.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Hola Nami! Nunca había escuchado del libro o del autor, pero ya desde la portada me llamó muchísimo la atención y también por la propuesta que nos está ofreciendo el autor. Me lo anoto para leer muy muy pronto. Esta clase de propuestas nunca decepcionan.
    Excelente reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que lo leas, te juro que no te vas a arrepentir para nada! Es un libro de lo más particular, una vez que empezás, no podés parar.
      Disfrutalo mucho <3

      Eliminar
  5. Hola! No conocía el libro, y el único Feinmann que conozco es el periodista de opinión muy opuesta a la mía, pero me pareció muy interesante la historia. Soy de leer todo un poco y he leído a muchos autores argentinos. Gabriela Margall y Anabella Franco se lucen en su trabajo, mientras que otros como Jorge Fernandez Díaz tienen mucha versatilidad y te tira una antología de cuentos románticos y luego uno de los policiales argentinos más vendidos en el último tiempo, como en el caso de El Puñal. También Claudia Piñeiro, que la mencionaron ahí arriba, entre muuuuchos otros. No he tenido tanta mala suerte con autores argentinos, al menos los publicados por el circuito editorial, aunque recuerdo de haber leído reseñas tuyas donde los autores independientes te desilusionaban bastante... Quizás sea por eso que decís que tenes una mala experiencia con los libros nacionales. Me alegra que le hayas dado a la tecla con este libro y espero que descubras muchos más autores argentinos geniales. Lo he dicho un par de veces pero lo nuestro no tiene nada que envidiarle a lo de afuera.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el circuito editorial también me llevé algunas decepciones, PEEEERO NO ME RINDO Y ASÍ ACABO ENCONTRANDO ESTAS JOYITAS QUE ME DAN MÁS EXPECTATIVAS Y ME HACEN FELIZ. Tengo re pendiente a Anabella Franco, hace rato que quiero leerla. Ahora con el taller de cuentos empecé a descubrir otros autores que llamaron la atención, estoy muy hype con Silvina Ocampo.
      Voy a seguir anotándome autores para ir incursionando más y más <3

      ¡Saludos!

      Eliminar
  6. Acabo de terminar el libro, me gustó. Esta buena tu sinopsis. En realidad "googlié" para saber que película hollywoodense plagio la obra (es un dato que está en la contratapa del libro, pero no sé si es en serio o es joda).
    Tampoco me encuentro a gusto con los escritores nacionales, salvo con Osvaldo Soriano. Recomiendo "No habrá más penas ni olvidos". Para mi, un libro imprescindible

    ResponderEliminar